top of page

LA PRIMERA SERIE FINAL, COMO PERICOS DE PUEBLA

Actualizado: 20 feb


Por Edgar Pérez H.


Con el reciente campeonato de los Pericos de Puebla, vale la pena recordar la primera Serie Final de Liga Mexicana que sostuvieron los Pericos de Puebla, la cual fue en el 2010. Previamente a este año en Puebla hubo tres Series Finales de LMB, pero con diferentes motes, la primera fue la de los Ángeles de 1979, la segunda en 1986 con los Ángeles Negros y la tercera en el 2005 con los Tigres de la Angelopolis. Como Pericos, Puebla disfrutó las mieles de un campeonato en la campaña de 1963, sin embargo, en aquellas épocas no se jugaba postemporada.

Los Pericos de Puebla de la campaña 2010, iniciaban el año, aun con el trago amargo de la eliminación de la temporada 2009 a mano de los Tigres de Quintana Roo en la Final de la Zona Sur. Previamente Pericos, tras 10 años de su regreso a la Liga, no había logrado jugar una Serie Final, a pesar de haber participado en cinco postemporadas; en el 2003 Pericos cayó ante Diablos, en el 2004, 2006 y 2007 ante Saraperos de Saltillo y 2009 ante los Tigres.


Los emplumados en el 2010 eran dirigidos por Alfonso “Houston” Jiménez, manager que en ese entonces dirigiría su segunda campaña con el equipo, cabe destacar que, en el 2009 fue elegido como manager del año. La clave de esta campaña fue la palabra continuidad, fueron muy pocos los ajustes que se hicieron del 2009 al 2010. De hecho, esta ha sido la única temporada en la cual, los foráneos que arrancaron el año, lo terminaron, en aquel entonces solo se permitían cuatro extranjeros, los cuales eran Willis Otáñez, Rene Reyes, Lorenzo Barceló y Luis Ramírez.

También la base mexicana era muy sólida, con gente como Luis Mauricio Suárez, Andrés Meza, Serafín Rodríguez, Humberto Cárdenas César Tapia, Omar Espinoza, Iván Cervantes, Guadalupe Pérez, Ricardo Serrano, Adolfo Delfín, Miguel Torrero, Víctor Jácome, Omar De la Torre, José Cobos y Valentín Gámez.

Prácticamente dominaron la Liga de principio a fin, tuvieron el mejor registro en todo el circuito con foja de 66-39 y comandaron la Zona Hidalgo (así se le denominó aquel año a la Zona Sur). Alcanzaron una racha de 13 triunfos consecutivos y arrancaron la campaña con foja de 21-4.


En postemporada, despacharon en seis juegos a los Leones de Yucatán y, por fin tras prácticamente once años, levantaron su primer trofeo en esta nueva etapa, al derrotar en la Final de la Zona Hidalgo a los Guerreros de Oaxaca en seis enfrentamientos.






Sin embargo, no se pudo consumar el año espectacular. Fueron diversos factores y, a título personal, todo inició desde el juego cinco en Oaxaca en la Final de Zona, Pericos iba acabar la serie en patio ajeno, teniendo la pizarra 4-2 a favor en la octava entrada, pero remolques de Eloy Gutiérrez y Juan Canizalez empataron el juego y Jolbert Cabrera pegó jonrón solitario para dejar sobre el terreno a Puebla y así alargar la serie ¿Qué provocó esto? Que Andrés Meza, la mejor carta emplumada tirara el sexto juego, y de esta forma ya no pudo abrir el, la Serie Final. Otro factor fue el famoso error en la novena entrada de Willis Otáñez. El dominicano no jugó todo el playoff por una lesión, pero Valentín Gámez lo cubrió excelentemente, pero en el juego número uno, Gámez fue sacado del juego en la octava entrada, para que Otáñez tomará un turno, en consecuencia, tomó la primera base a la defensiva en la última entrada, con la pizarra 5-4 salió una rola ideal para doble play de Refugio Cervantes, la cual tomó Otáñez, pero erró su disparo a la intermedia y esto le abrió la puerta para la remontada a Saltillo. Otro factor, fue en el juego dos, el partido estuvo dividido en dos partes por causa de la lluvia, Guadalupe Pérez logró limitar a dos carreras a la ofensiva norteña, su trabajo lo continuó Lorenzo Barceló en la reanudación y maniató por tres entradas a Saltillo, pero salió lesionado, fue relevado por Cobos y posteriormente por Mauricio Lara, este último también venía de una larga inactividad y esta le cobró factura, al permitir cuadrangular de par anotaciones de Gabriel Martínez. Entre la lluvia, errores y lesiones, evitaron que Pericos logrará el campeonato y, por cuarta ocasión los Saraperos fueron los verdugos.

Los premios de consolación a la gran temporada del 2010 fue la mención, nuevamente, de manager del año para Alfonso “Houston” Jiménez y el galardón del Jugador Más Valioso para Willis Otáñez.


191 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page